jueves, 10 de abril de 2008

Para no olvidarlo jamás


Peines del Viento, La Concha - Donosti

En humilde homenaje a la letra de una canción de Andresito

Que le guste Donosti, que le guste Cadaqués, que quiera viajar, que me deje enseñarle New York, que quiera descubrir conmigo el fin del mundo, que le gusten mis abrazos, que le guste compartir conmigo los suyos, que me canse antes que ella de darle besos, que me me mire a los ojos durante horas, que me acaricie la calva mientras escuchamos a Coldplay, que me deje acariciarle el pelo mientras escuchamos a Calamaro, que le guste mi inquietud, que apoye mis decisiones, que me deje ser su apoyo, que tenga paciencia, que me ayude a confiar, que quiera ser la madre de nuestros hijos, que se lleve bien con mi familia, que entienda que no la querré más que a mi abuela, que entienda que no la querré más que a mis padres, que entienda que no la querré más que a mis hermanos, que el quererla igual sea sufiente,
que sea para mi el mejor motivo para que cada día merezca la pena ser mejor, que me haga reir, que me desee, que le encante que la desee, que crea en la magia, que le guste comer, que me deje cocinar, que me eche la bronca cuando fallo, que no deje que decaíga, que me explique sus problemas, que luche por sus sueños, que me pida ayuda cuando lo necesite, que me de un cogote cuando no le preste atención, que no espere una equivocación para advertir un problema, que mis virtudes estén en su lista de necesidades, que mis defectos estén en su lista de vanalidades, que me deje susurrarle lo mucho que la quiero, que no se canse de oirlo, que no se canse de decirmelo, que acepte que me haga el remolón por la mañana, que me ayude a levantarme con un abrazo huntado por besos, que me deje cantar como un loco en el coche, que suba el volumen de la música hasta dejarme sordo por que necesita sentir, que solo acercarnos necesitemos tocarnos, que coquetear solo tenga sentido cuando sea conmigo, que me deje masajearla cuando se encuentre abatida, que me deje escucharla cuando necesite hablar, que me deje cubrirla cuando necesite esconderse, que comparta conmigo los días de tormenta, que le guste mirar las estrellas, que le guste buscar el silencio, que no le parezca una pérdida de tiempo hacer cosas aburridas, que me quiera, que me haga feliz.

que me deje hacer crecer esta lista, que cuando lea la suya dibuje mi rostro.

He tenido muchas de estas cosas, he añorado muchas otras.

Quizá sea un inconformista, en realidad solo me considero un soñador.

Para no olvidarlo jamás.

Para tenerlo siempre presente.

Para no hacerme daño otra vez.

Para no hacer daño otra vez.

A lo mejor así pienso que no volveré a tropezarme.

A lo mejor así seguiré siendo un iluso, un soñador.