viernes, 22 de agosto de 2008

Caer? Solo para volver a levantarse

No comentaré mucho, creo que se comenta solo.

Es una contra para Isidre Esteve, no tiene desperdicio todo lo que cuenta sobre su experiencia, sobre el compañerismo, aunque voy a centrarme en el extracto en el que habla del, por llamarlo de algún modo, inconformismo infeliz en el que, voluntariamente, nos envolvemos.

...

¿Y por fin África?

En el Dakar a diferencia de otras carreras se mezclan los pilotos profesionales y los amateurs, y cuando llega la noche y vas a cenar da igual que tú seas de un equipo oficial o un aficionado, el trato es igual para todos. Y cuando sales a la pista y te ocurre algo, va a parar cualquier piloto, con independencia de que esté en el mejor equipo o que sea alguien que está viviendo la aventura de su vida. El compañerismo es único y no se encuentra en ninguna otra disciplina.

¿Qué experiencias tuvo?

Desde que volví la primera vez del Dakar soy mejor persona. La gente de allí te lo da todo y no piden nada, salen de su casa para que tú entres. Yo no creo que África se tenga que cambiar, lo único que hace falta es sanidad y escolarización.

¿Qué le hace pesar eso?

Aquí estamos todo el día quejándonos, allí la gente no tiene nada, pero las mujeres van vestidas de colores y los niños ríen; y si les das un caramelo y luego se lo pides, te lo devuelven con una sonrisa; aquí todo les parece poco. Esos detalles me han conmovido y me han hecho reflexionar.

¿Sobre lo absurdo?

Sí, porque allí siendo infinitamente más pobres todos tienen casa. Aquí una casa, porque así lo han decidido promotores y banqueros, se ha convertido en un lujo, y nos metemos en hipotecas en las que nos dejamos la vida. ¿Qué sucedería si un día todos decidiéramos dejar de pagarla?

...

IMA SANCHÍS - La Vanguardia - La Contra

Aquí no conseguiriamos unanimidad en nada, ni seguramente seremos tan felices como lo puedan llegar a ser ellos, y no me cansaré de apreciar a la gente que, pese a todo, pese a parecer un oasis en el desierto, sonríe.

Seguiré buscando complices para hacerle cosquillas a la vida, aquí, allí, hoy, mañana y siempre.

Un abrazo,

No hay comentarios: