viernes, 22 de agosto de 2008

Poder vocacional

Creo que existen pocas cosas que me generen más envidia que la vocación, algo inherente en alguien, visceral, que se convierte en una forma de vida, acaba siendo algo vital, imprescindible, irrenunciable, parte de ti.

Es curioso, seguramente todos tenemos amigos que incluso han hecho de su vocación una forma de vida, e incluso vivir de ello.

Ahora me viene a la mente algún ejemplo como el de Maldini o Áxel Torres, personas que disfrutaban de deborar futbol, nacional, internacional ... y que un dia encima consiguieron hacer de eso una profesión, no por nada, si no por el hecho de no tener que renunciar a ello durante el tiempo que dedicas tu vida a taréas que paguen la hipoteca ;-)

La verdad es que no me quejo, tengo un trabajo que me llena, a veces en exceso jejeje

Tengo amigos, y también conozco historias de gente que lo ha conseguido, en ocasiones gente anónima, y no por ello menos admirable. Por ejemplo Bosco, que por fín ha conseguido hacer de su inercia vital una forma de vida, o Francesc ... un Doctor en Física cuyo hobbie, la informática, le ha llevado a ser un Arquitecto reconocido en el ámbito JEE, o Sandro, jugador de balonmano profesional (lo dejaría todo por compartir vestuario contigo amigo) Por no hablar del nenDeNeu David, uno de mis mejores "complices" vitales, y que gracias a su colaboración como editor en malaltsdeneu da rienda suelta a su gran aficición, los deportes de nieve. Creo que no voy a enumerar más gente, por que me dejaría muchos a los que admiro.

A la persona con la que compartí esta conversación filosófica, casi teológica, le diría que tiene la virtud de almacenar detalles, de detectarlos cuando pasan desapercibidos a la vista de cualquiera, y explotarlos en el momento oportuno, no se si es una vocación, ni si le pagará la hipoteca algún día, pero es algo que no deberías dejar de hacer.

Yo solo tenía una vocación de pequeño, y era la media hora de lentas de la "disco" de turno. Es broma, la verdad es que intentando hacer una instrosprección en mi mismo, intentando recuperar el espíritu puro de cuando tenía 6 , 7 ... 10 años, y no estaba condicionado por la sociedad que me envuelve... ¿Qúe quería ser? ¿Qué me gustaba hacer? Pero es que siempre he tenido muy mala memòria (ya os lo he comentado en alguna ocasión) jejeje

Jugar a balonmano, coger piñas, buscar trigueros o caracoles (con la grata compañía de mi papi) y escribirle cosas bonitas a las princesas de mi clase, es que yo fuí avispado desde los inicios. De más mayor aprendí otros artes de seducción ;) como cocinar, la fotografía, hablando en serio quizá también conocer... escuchar, aprender...

La verdad es que sí, que hace años que escribo, pero no es una necesidad, es un recurso, como la fotografía, una forma de expresar lo que, en ocasiones, no puedes formular con la voz.

Vamos a ver que dice la wiki en referencia a Vocacion: (Cito textualmente)

La vocación (del latín: vocāre; llamar) es el deseo de emprender una carrera, profesión o cualquier otra actividad cuando todavía no se han adquirido todas las aptitudes o conocimientos necesarios.

Según el cristianismo, este deseo es un llamado o destino que tenemos en esta vida y en el más allá. Dios ha creado al ser humano para amar y servirle; el cumplimiento de esta vocación es felicidad eterna. Cristo llama al fiel a la perfección de la santidad. La vocación de los laicos consiste en buscar el reino de Dios al involucrarse en asuntos temporales y dirigirlos de acuerdo a la voluntad de Dios. En las vocaciones católicas religiosas y sacerdotales están dedicadas al servicio de la Iglesia como el sacramento universal de salvación.

Construir un proyecto de vida es una ardua tarea, es el recorrido de un camino hacia la plenitud del ser, camino con múltiples atravesamientos, circunstancias diversas, algunas favorables, otras desfavorables.

No está mal ... deseo, proyecto de vida, destino, emprender, emprender, emprender ... habeís leído el libro negro del emprendedor?

Sigo sin resolver la pregunta, quizá no tenga vocación, quizá no la reconozca, quizá no deba preocuparme por ello.


Un abrazo,

No hay comentarios: