miércoles, 24 de septiembre de 2008

Caminante no hay camino III

Bien, primer encuentro con la dura realidad.

Aprovechando la festividad de la Mercè y, por tanto, un dia libre entre semana, he decidido poner a prueva mi estado físico, por decirlo de algún modo mis primeros feelings.

El planteamiento era ir desde Aiguafreda, mi actual casa, hasta Parets, a casa de mis padres. El único modo de hacerlo, descartando ir por la autovía era subir hasta Centelles por el bosque, cerca de Abella, y ascender hasta Sant Feliu de Codines.

Realmente la parte más exigente de la ruta ha sido la primera hora. Por si fuera poco y, como buen novato, al poco de iniciar la travesía, enfundado en una mochila con ropa para cambiarme al llegar y que el sudor no empeorará mi resfriado, he comprobado que no había llenado el botellín.

NOOOOOOOOOOOOOOooooooo!!!!

Bueno, espero que me sirva para otra ocasión, al final he buscado un parque en Centelles para poder beber, llenar el botellín y ... limpiarme las heridas de guerra mi primera caída, como considero que caerse al querer arrancar en subida y no saber sacar los pedales ... la verdad, tiene poco glamour ... nos vamos a inventar, que quede entre nosotros, que fue derrapando para esquivar a un gatito ... XDD

En cualquier caso, tengo mi primera herida de guerra, ha servido para que mi mami me mime, tenía mala pinta, y no ha afectado lo más mínimo al devenir de la ruta.

Como os comentaba con anterioridad esta parte inicial ha sido la más dura, quizá lo haya sido por mi stress, mi ganas de llegar ... y me gusta, me gusta que, para disfrutar de la ruta, y así será del camino, tenga que aprender que una recta en subida ... puede ser el paisaje de 15 minutos y, NO PASA NADA.

A la que he asumido eso, que no era una carrera con nadie, que simplemente tenía el objetivo de llegar, a ser posible de día, a casa de mis padres, he disfrutado mucho más y sufrido mucho menos.

Una vez superado el primer ascenso, unos 10 -12 kilómetros después del inicio, he podido relajar la musculatura un poco, con alguna recta en bajada, acompañada de pequeños repechos que se podían subir con plato grande. A partir de ahí bajada hasta el siguiente puertecillo previo a Sant Feliu. Éste ha sido menos duro, creo que en parte por que había encontrado el ritmo, en parte por que estaba mucho más aclimatado y caliente que en el primero.

El resto, bajar hasta Bigues y falsos llanos por Santa Eulàlia, Lliça de Munt y Lliça de Vall. La verdad es que esta parte final se me ha hecho muy dura, el sillín ha empezado a molestarme, así que creo que acabaré pillando el sillín de gel, a parte de provisionarme con las cremitas que Goyo me recomendó.

Las primeras sensaciones han sido buenas, aunque llevo toda la tarde como si me hubieran dado una paliza.

Esta sería una captura de Google Maps de la ruta aproximada.


Ver mapa más grande

4 comentarios:

Sílvia dijo...

almenos a ti no te ha pillado la lluvia, que mirándolo bien ha hecho el entreno aún más real... mi recorrido ha sido la mitad del tuyo pero no tengo pupas ni en el culito ni de no saberme sacar los pedales.. claro, es q yo sí sé hacerlo... parece mentira q me enseñaras tu ;)
el próximo día te dejo mi sillín de mujer, que conmigo no hace falta que te hagas el machote!!!

Ivan Peralta Santana dijo...

Cría cuervos...

¿que parte de la historia del gatito no has entendido? Soy un héroe!!

La lluvia me ha acompañado desde Santa Eulalia, pero como soy un machote, ma ha parecido un detalle, un matiz, sin importancia ... XDDD

Respecto al sillín, mejor no me dejes el tuyo, me iba a sobrar sillín por todas partes... como te lo hicieron a medida, seguramente me sentiría como sentado en un puf

No me provoques que después me censuras cuando saco el trianero que llevo dentro jejejeje

Nenad dijo...

Uy, como si me meto en una charla familiar.

Saludo a los dos por parte del mecánico de bicicletas quien os entregó los aparatos.

A tener presenta que por diseño son vehiculos inestables, precisamente como nosotros. Al caminar, nos recuperamos de la eminente caida con cada próximo paso que hacemos.

Me alegra que os tomais un período de adaptación, para no hecharle mal recuerdo al camino que tenéis por delante. Está bien desvincular los principios de la gran aventura.

Ivan Peralta Santana dijo...

Buenos días Nenad!!!

Gracias por el saludo, nos vemos pronto cuando tengamos que poner a punto las bicis, ya queda menos!!

Un saludo,

Ivan