martes, 25 de noviembre de 2008

Etapa 12: Triacastela - Portomarín

Este viaje no deja de sorprenderme. Si bien el tiempo no nos está acompañando estos últimos días y las fuerzas empiezan a brillar por su ausencia... la belleza de la zona compensa sin duda el esfuerzo.

Hoy, después de una travesía de subidas y bajadas, llegamos a Portomarín ... que espectacular bienvenida en forma de paso del Miño con un cauce totalmente enverdecido por la humedad. Erosionando los restos de lo que parecía ser la antigua ubicación del poblado.


Finalmente, entre el tiempo y las fuerzas que nos quedan, hemos decidido partir en dos las etapas restantes, parando en Ribadiso después de comer pulpo - siguiendo las muchas recomendaciones - en Melide, en la pulpería Ezequiel y aguardando la llegada a Santiago.

La verdad es que a este pueblo no le hacen justícia las guías ... al llegar, casi sin hablarlo, ya teníamos decidido dormir allí ... y aprovechar así para poderlo visitar con calma ...


El albergue, siguiendo con la dinámica de los últimos días, muy acogedor, llegamos cuando aún no había llegado nadie, así que como siempre, una buena ducha, estiramientos y cremita fría ... para dejar el cuerpo a punto para el día siguiente ...

Una buena comida, un genial paseo con Sílvia, una relajante manzanilla en un albergue privado con mirador directo al río... la verdad es que aproveché uno de tantos momentos de soledad, maravillosa soledad, para bajar con mi lectura de viaje, ya de noche, de nuevo hasta el puente de entrada al pueblo...


En ocasiones necesitas estar solo para conocerte, que no es fácil, yo creo que es uno de los viajes más difíciles que puedes hacer XDDD, sobretodo dado lo complicado que podemos llegar a ser algunos XDD

Mapa de la ruta:


Ver mapa más grande

Un abrazo,