jueves, 27 de noviembre de 2008

Etapa 14: Ribadiso - Santiago

Noche de insomnio, parecía como una noche antes de un partido, cuesta conciliar el sueño... ansioso por escuchar el "pitido inicial" ... las primeras pedaladas

Desde buen inicio la etapa se presentó dura, continuos repechos, esta vez llenos de peregrinos a pie, algunos conocidos como nuestro amigo malagueño Jaime. Las fuerzas cada vez más escasas... aunque parecían multiplicarse para ese último empujón.

Los continuos bosques, cada vez más altos, superando holgadamente la expectativas de belleza que la guía había generado en nosotros.


Eso sí, no parecían acabarse nunca.

La realidad es que no deseaba que acabaran nunca, me situé detrás casi todo el camino, intentando ir más y más lento, intentando alargar más el viaje ... no quería llegar ... esa es mi verdad.

En el kilómetro 24 una piedra en forma de reseña, con una pequeña flor... como no comprovaré que se marchita la recordaré siempre fresca jejeje En el km 13, aprovechando una larga y dura subida, escapé unos metros para hacer una flecha con piedras, lo había estado deseando todo el camino... en el fondo era una mínima, una rácana diría yo, aportación para lo, por contra, mucho que me ha aportado a mi él camino.

La llegada a Santiago me provocó una sensación familiar, sensación de vacío, a excepción del buen abrazo de equipo con Silvia (me he portado como "tu templario" eh? Espero que no tenga usted queja "mi peregrina"!! )


Esa sensación familiar me ha vuelto a recordar que el premio no es llegar, el premio no es el pitido final de un partido, no es la entrega de diplomas, no es ... tantos otros finales ... el premio es haber vivido el camino.

Quizá en esta ocasión preveía este final desde el inicio, o desde el tercer día... cuando desapareció la inercia del stress ... desde el momento en el que empezé a disfrutar más de tantos momentos que ahora me costaría enumerar.

Estoy seguro que, por más veces que nos pongamos a recordar este viaje, a ver las fotos, a leer estos extractos o escritos de diario... acabarán apareciendo nuevos recuerdos, matices, detalles ... que iluminen mi cara (ya de por si iluminada jejeje) con una enorme sonrisa ... han sido 14 días que me saben muy densos... casi como una Tarta de Santiago... o "casi"

Mapa de la etapa:


Ver mapa más grande

Un abrazo,