martes, 19 de mayo de 2009

Burton Holmes

Anoche,

Repasando el texto de un curso de Jordi Oliver al que me gustaría asistir, escrito por Burton Holmes un reconocido fotógrafo de viaje, encontré lo siguiente:

«Lo único que sigo conservando y que mantiene el valor de su coste original son los recuerdos de mis viajes; las imágenes mentales de lugares que he ido acumulando como un avaro feliz durante más de medio siglo. Mis sabios amigos ahorraban y economizaban; renunciaban a cosas que deseaban; se negaban los placeres más costosos de la mesa, el bouquet de los vinos añejos y, en mi opinión, el sumo placer de ir a lugares y observar cosas. ¿Y dónde nos encontramos ahora? Estamos todos, tanto ellos como yo, en el mismo callejón sin salida de la carretera de la vida. Ellos arrastran la pesada carga de las esperanzas más sublimes caídas en saco roto. Tienen recuerdos, pero recuerdos de días frugales, grises y reflexivos amontonando sus duramente ganados dólares en lugares seguros donde puedan incrementarse y permanecer allí como consolación por todos los placeres que sus propietarios se han negado, por toda la diversión que han dejado pasar. Yo, como ellos, tan sólo cuento con mis recuerdos; sin embargo no cambiaría los míos por los suyos. Poseo un tesoro secreto al que puedo recurrir siempre que lo desee: en los días más sombríos, soy capaz de extraer los resplandecientes diamantes de la alegría de mis recuerdos. Sí, ha sido una buena vida. Y es bueno descansar sabiendo que uno ha hecho realidad casi todos sus sueños; sueños de viajar, de ver y hacer la mayoría de las cosas que parecen valer la pena. Es bueno saber que, a mi manera, he poseído el mundo»

La verdad es que condensa muchas de las cosas que me dan vueltas a la cabeza durante estos días, supongo que también puede interpretarse como la justificación de alguien en relación a su elección de vida, pero como resulta una elección que, en cierto modo envidio, pues ya me parece bien.

Un abrazo,

No hay comentarios: