viernes, 19 de junio de 2009

¿Nunca fueron a ver el atardecer esperando ver el amancer?

Venía hacia el trabajo, en el coche, escuchando RAC1, ahora con el cambio de trabajo, aparco a las afueras de Barcelona y disfruto de un paseo en TMB, es todo en general menos agobiante y, además puedo leer... algo que había abandonado ... si es que alguna vez lo hice -.

La verdad es que últimamente no acabo de engancharme a la tertúlia de las mañanas, los debates políticos, elecciones europeas, y similares ... me aburren. Pero hoy, lamentablemente, comentaban la pérdida de Vicente Ferrer.

Gorka Kener, hacía una reflexión en relación a "Vicenç" que comparto, cuando conozco "la obra" de alguién así, que es solo un ejemplo de tantos otros que lo intentan, o que desde el reconocimiento o el anonimato lo consiguen, solo puedo hacer que sentirme pequeño.

Es compartida la admiración, no solo por lo mucho que ha dado, por las cifras que comentaban hoy son 2.500.000 personas las que dependen en cierto modo de la fundación en la India (si nos centramos únicamente en los números, que en cierto modo solo cuantifican el éxito) si no sobretodo por la cantidad innumerable de malos momentos, de esfuerzos absolutamente gratuítos a cambio de nada, sin garantías de llegar a buen puerto, por el cheque en blanco que es la vida de personas como ésta que tienen como fin ayudar al prójimo.

Es una cuenta pendiente visitar la Fundación, en los años en los que trabajaba en NexTReT colaboramos con ellos y algunso compañeros pasaron a formar parte de la misma. Han realizado algún viaje para conocer la fundación, ayudar y visitar la India... espero tener la oportunidad de aportar mi granito de arena algún día.

Vicente Ferrer

Vicente Ferrer nace en Barcelona (España) el 9 de abril de 1920. Durante su juventud, entra a formar parte de la Compañía de Jesús con la ilusión de cumplir su mayor deseo y vocación: ayudar a los demás.

En 1952, llega a Mumbai como misionero jesuita para completar su formación espiritual, y allí mantiene su primer contacto con la India. A partir de ese momento, dedicará el resto de su vida a trabajar para erradicar el sufrimiento de los más pobres de ese país.

Lamentablemente, su labor genera suspicacias entre los sectores dirigentes, que ven en él una amenaza a sus intereses y consiguen una orden para expulsarle del país. Ante este hecho, más de 30.000 campesinos, secundados por intelectuales, políticos y líderes religiosos, se movilizan en una marcha de 250km para protestar por la orden de expulsión.

En una entrevista con Vicente, la entonces primera ministra Indira Gandhi reconoce su gran labor, comprometiéndose a buscar una solución y enviando este telegrama: "El padre Vicente Ferrer se irá al extranjero para unas cortas vacaciones y será bien recibido otra vez en la India."

En 1968, Vicente sale del país y regresa a España.

En 1969, vuelve a la India y se instala en Anantapur (Andhra Pradesh), uno de los distritos más pobres del país, para continuar su lucha por los más desfavorecidos. Ese mismo año deja la Compañía de Jesús y crea, junto a quien será su futura esposa unos meses más tarde -Anne Perry- la Fundación Vicente Ferrer.


Biografía e imagen extraídas de la web de la Fundación Vicente Ferrer

Un abrazo,