martes, 10 de agosto de 2010

26/07/2010 - 3. Skaftafell (Península de Skaftafellsfjöll)

Es algo extraño dormir con la claridad del día, no es extraño despertarse a las 4 de la mañana con la sensación de que sean las 8, hemos traído antifaces pero siempre se quedan en el coche... y como os podéis imaginar puede más la pereza …

No hemos descansado mal y, para ser sinceros, hemos pasado menos frío que ayer en Skogar, pese a estar muy rodeados de tierras glaciares.

Vamos con otra de Mum - I can't feel my hand anymore




Vatnajökull no es un glaciar cualquiera, entre otras cosas es el glaciar más grande de Europa, de hecho mayor que todas las sumas del resto de glaciares europeos y, si no voy equivocado, después de la Antártida y Groenlandia, es la masa helada más grande del mundo.

Durante el viaje que nos acercó al glaciar, así como el resto de viaje que rodea el glacia, las incursiones glaciares hacia el mar, o mejor dicho hacia la carretera, se convierten a través del deshielo en continuas cascadas y ríos. La conducción en sí misma ya es un espectáculo.

El parque nacional de Skaftafell es una de los destinos más populares incluso entre los islandeses, una de las razones por las que decidimos traer tienda es precisamente la imposibilidad de otro alojamiento aquí. Ahora visto en perspectiva, ha valido mucho la pena.

El día de hoy estaba reservado a la península de Skaftafellsfjöll es una de las atracciones del lugar, hay diferentes trekking's. Para empezar nos decidimos por visitar una de las más bonitas cataratas de Islandia, al menos de las más conocidas. Svartifoss. Seguimos la ruta prevista para acceder a la península de Skaftafellsfjöll, son aproximadamente 6 horas de ruta, pero sobre las 12:30, cerca del mirador de Sjónarsker, hemos dado vuelta atrás completamente empapados de agua.


Eso sí, después de disfrutar de Svartifoss, es una cascada muy particular, la roca basáltica que la envuelve transmite una sensación de anfiteatro.


No hemos podido hacer muchas fotos, debido al tiempo, pero hemos disfrutado mucho, los senderos están perfectamente habilitados, y los paisajes son... brutales.

Pero por segundo día consecutivo las inclemencias del tiempo han dado al traste con la ruta, veníamos mentalmente preparados para un tiempo hostil, por lo que cuando empieza a llover, simplemente montamos capelina y seguimos tirando... pero cuando llevas 2-3 horas bajo la lluvia … hay que recogerse. La cosa solo puede ir a peor, y en el fondo nos quedan muchos días de lucha ;D


Ahora estamos sentados en el coche, con la calefacción puesta para ver si conseguimos secar algo de ropa, escribiendo esta hoja de diario, escribiendo postales, y haciendo tiempo para que quede libre la lavadora y la secadora … algo que pinta complicado hoy.

Pero no todo es malo … aún nos queda una larga tarde para visitar el glaciar y... sobretodo para tomarnos una maravillosa sopa antes de dormir.

El lugar da tanto de sí que no hemos dudado en decidir dormir dos noches más aquí, hay mucho por caminar, y posiblemente el último día, camino de Seydisfjördur, contrataremos el paseo en barco por el lago del glaciar, el Jökulsarlón … a ver si con un poco de suerte el sol se presenta a filas, y podemos compartir con vosotros algunos paisajes y buenas fotos de leones marinos.

El paseo de esta tarde ha sido también genial, la verdad es que me he dejado las huella dactilar del índice, lo que no deja de sorprenderme de este lugar, es la cantidad brutal de variedad de flora y fauna, simplemente paseando, disfrutas de multitud de especies nuevas.

Para un aficionado, aunque amater, de la observación de aves, es un completo lujo.

Sin ir más lejos, hoy hemos podido disfrutar de un apareamiento de una Redwing, estamos en unas fechas ideales para el apareamiento de algunas especies, y para ver crías de algunas otras, a escaso metro y medio.


El paseo fue corto, las lenguas del glaciar están a menos de una hora de paseo de la zona de acampada.


Un abrazo,