lunes, 14 de marzo de 2011

París - Pausa - Retrospección

Bueno,

después de las últimos movimientos laborales, necesitaba parar... y volver a reflexionar sobre los siguientes pasos. He empezado a trabajar en diferentes modelos sobre los que me gustaría profundizar, pero no quiero volver a dejarme llevar por las prisas, y necesito parar y reflexionar.

Marian llevaba tiempo expresando sus ganas de visitar París, yo no había estado allí nunca tampoco. Así que creo que no había mejor momento para preparar una sorpresa.

Con poco tiempo, no tuve la oportunidad de prepararme como suelo hacer con otros viajes, en los que la planificación/preparación te permiten disfrutar/alargar más el evento. Por suerte Alberto Mancheño, uno de los compañeros de Alliaria, es todo un experto en la materia, y sus recomendaciones fueron perfectas!

Volamos con vueling a Orly, el enlace con la zona de París en la que estábamos fue senzillo (Les Invalides) existen lanzaderas de AIR France (le cars air france) que por 18€ ida y vuelta te dejan en el centro de la ciudad ... en apenas 30-45min (en función del tráfico)

El hotel lo teníamos en el barrio de Les Invalides / Torre Eiffel - un hotel que actualmente están reformando, Hotel Amelie, en la Rue Amelie ... justo por debajo de la Rue Santo Dominique. Muy acogedor y la habitación, recién reformada ... más que suficiente.


El primer día lo dedicamos a la París más monumental ... caminamos muchísimo, Torre Eiffel, Trocadero ... Campos Elíseos, todo el Boulevard Saint Germain hasta Notre Dame, y volver cruzando el Museo de Louvre, y pasando por la plaza de la Concordia... toda una paliza caminando, pero es como me gusta a mi descubrir los sitios (No se si fue del todo buena idea... pero a lo hecho pecho)


La verdad es que el martes, el primer día, fue de lo más soleado, realmente un tiempo excelente. El miércoles amaneció mucho más gris, pero la lluvia nos respetó en todo momento.



Para el miércoles, compramos un par de billetes de metro de jornada completa, creo que su coste fue 12,20€ 2 personas ... fuimos directamente a la zona de Montmartre, para visitar la Sacré-Coeur, realmente es una de las zonas más bonitas de París, si bien la zona monumental ... pese a su belleza, no acabó de engancharme. Las estrechas calles de Montmartre, y sus infinitas rampas sí son mucho más íntimas. Así como la place du teatre donde se agolpan decenas de dibujantes y retratistas que hacen las "delicias" de los turistas.

Bajamos hasta el Moulin Rouge para coger el metro (tiene poco que ver) y visitar la zona "Amelie" descendimos el Canal Saint Martin, donde se grabaron muchas de las escenas de esta película francesa, hasta llegar a la plaza de la república y unos metros más allá el Museo de Georges Pompidou (Museo de arte contemporáneo) cruzamos por la île de la cite hasta el quarter latin, (como nos explicó Alberto no se trata del barrio latino, si no de la zona universitaria y recibe su nombre por la lengua Latín) llegamos hasta el precioso Phanteón y paseamos hasta los jardines de Luxemburgo, la verdad es que es la zona verde más grande que vimos (quizá por la época pero el resto de la ciudad tiene poco de verde)


La cosa no quedó ahí, subimos hasta el barrio de Saint Germain - des-prés, para tomar un café, y un maravilloso pastel en la tienda "Un Dimanché à París"  y caminamos por la orilla del Sena hasta el hotel, simplemente nos queríamos arreglar para buscar un buen sitio para cenar.


Tal y como hicimos el primer día salimos por la noche ha practicar la fotografía nocturna, el primer día en la zona de la torre Eiffel y el Trocadero, y en esta segunda en el museo del Louvre.

Cenamos en un restaurante modesto pero de buena cocina cerca del hotel, y a descansar ... acabamos la jornada nuevamente agotados.

El tercer y último día, con el cansancio empezando a hacer mella y sin intención de visitar ningún museo (me quedo con las ganas del Louvre para la próxima vez) nos dedicamos a pasear por la parte este de la Torre Eiffel, hay un paseo muy bonito que lleva a la Estatua de la Libertad (Allee des cygnes) y para acabar nos dedicamos a buscar souvenirs (En esta ocasión postales) en el Boulevard Saint Germain, donde comimos (En el famoso cafe de flore - típico en fotografías clásicas de París) y en el que nos sentimos MUY MAL tratados ... y no sólo por el precio, que era algo que ya preveíamos. 



En cualquier caso, en todos los sitios hay gente menos amable que otra, no vamos a generalizar. La experiencia ha sido positiva, y con la visita a Amsterdam prevista para mediados de Abril (mi regalo de reyes) creo que habré cumplido con uno de mis objetivos del año.

Podéis ver más fotos en el álbum de París en flickr

Un abrazo,