jueves, 7 de abril de 2011

Buscando el silencio

Después de unos días de indecisión, en los que mi principal actividad se centra en Avinash y su maravilloso libro Análisis Web 2.0, el Deporte, la Cocina y la Fotografía ... (como veis soy un emprendedor ejemplar, me aplico la norma del foco) por iniciativa de Enric Ballo, organizamos una salida fotográfica, la verdad es que me apetecía mucho.

Tengo mucha documentación del Vallès y Osona, dado que vivo justo en la frontera sin dejar de ser Vallesano, aunque para mucho sea el culo del mundo, yo estoy enamorado del lugar donde vivo (aunque hay una época para todo en la vida)

Reciéntemente mis padres me regalaron un libro titulado "501 llocs de silenci que has de conèixer abans de morir" (501 lugares de silencio que debes conocer antes de morir) La verdad es que soy un ferviente admirador del silencio ... básicamente está a la altura de una onza de chocolate, o un buen expreso templadito ... mmmm

Así que no se me ocurrió una mejor guía de viaje. Consulté algun lugar por Osona, que tuviera especial motivación para ser visitado en primavera, y así montamos nuestra salida.

....


El primer lugar a visitar fue el Monestir de Sant Pere de Casserres, es un pequeño Monasterio situado al final de un pequeño collado, con la particularidad que queda aislado por el pantano de Sau en uno de sus extremos, cuando serpentea más estrecho.

Existía la posibilidad de acceder caminando por un sendero desde el parador de Vic, pero me apetecía fotografiarlo desde el otro extremo, así que localicé un sendero entre Roda de Ter i Sant Martí de Sescorts, para verlo desde el otro lado del pantano.

Como el sonido de los pájaros para mi puede estar catalogado dentro de la gama de silencio ... aceptamos el lugar como una gran recomendación del libro.

Ruta para llegar a las vistas del Monasterio desde la carretera de Roda de Ter:


Imagen del Monasterio:


Otra de las ventajas de ir por este lado del pantano, es que nos dejaba en el camino de Rupit, es evidente que es un lugar maravilloso, pero que por la concurrencia de visitantes no destaca precisamente por su silencio, incluso entre semana como fue el caso.

Pero no era ese nuestro objetivo, si no visitar la cascada más grande de Cataluña, el Salt del Sallent, que no había tenido la fortuna de visitar todavía.

Cruzando la población de Rupit, tienes un sendero que acompaña al río hasta este maravilloso salto de agua, a apenas 2km de Rupit, en un paseo agradable (pese a lo caluroso del día) y con un par de saltos de agua de inferior embergadura, llegamos al Salt ... y sí, efectivamente es como para quedarse mudo.

Ruta para llegar desde Rupit a el Salt de Sallent en la genial web wikiloc


Desde esta pespectiva no teniamos aún la magnitud de la caída de agua ... desde el mirador fuimos más conscientes ... quizá nos habriamos expuesto menos jejeje bendita ignorancia



En resumen un genial día primaveral.


Más imágenes de la jornada en flickr

Un abrazo,



¿Conoces ya mi nueva galería?: