viernes, 27 de abril de 2012

Que t'acaronin els estels company

En alguna ocasión he reflexionado sobre si debería cambiar el idioma de mi blog, son tiempos hostiles hacia una de mis lenguas, son tiempos hostiles en realidad en muchos sentidos.

También existe la opción de escribir el blog en inglés, pero al fin y al cabo, este blog es personal, y existen personas con toda mi estima, con todo mi cariño, que no tienen la fortuna, mi fortuna, de ser bilingüé, y al fin y al cabo esto no solo lo escribo para mí, que fundamentalmente también, si no para que personas a las que quiero, el día que les apetezca, pasen por aquí, y compartan conmigo un rato.

Es por eso que considero que el idioma con el que vehicular este blog sea el castellano, no se por que introduzco esto, pero ha venido así.

Hoy quería hablar de la palabra acaronar, hay muchas palabras que en català me parecen simplemente deliciosas, y acaronar es una de ellas. Realmente me encanta, me sugiere, me inspira ... 

Hoy, para mi, que no me considero culé, es un día triste y melancólico. Y recordé las maravillosas palabras que dedicó a Pep Guardiola, hace unos meses Mónica Terribas. Os adjunto el vídeo abajo.


Me parece maravilloso sí, por que una amiga te dedique unas palabras así, no se puede definir de otro modo.

Y ahora voy con el contenido que me inspiró a escribir este post.

Durante muchos años creí que el trabajo de director (ni penséis que me comparo con él, ni por asomo), de capitán, de líder, era insostenible a largo plazo, bueno ... si realmente quieres hacerlo bien.

Deberías empezar el primero, para que tu equipo tenga el camino allanado al empezar la jornada, irte el último, para evaluar el progreso del equipo, y acompañarlos en cualquier batalla nocturna, dar la cara en todo momento por ellos, y obsesionarte hasta la extenuación en su crecimiento ...

Suena agotador verdad? devastador diría yo.

No he utilizado el condicional, el deberías, por azar. En realidad lo he utilizado intencionadamente, yo no fui capaz. Fracasé en el intento.

Hace cuatro años, vi a alguien que lo conseguía, que representaba ese esfuerzo, esa dedicación obsesiva y que, para que engañarnos es la guinda que da sentido a la historia, conseguía unos resultados soñados.

Realmente inspirador.

Pero todo el mundo encuentra su Everest, y "company" (con todo el respeto) a ti te va a costar mucho volver a encontrar el tuyo.

Creo que tu agotamiento no es solo por esa dedicación obsesiva que te ha llevado a la extenuación, es que eso, al igual que a tus jugadores, va acompañado del cumplimiento de todos los retos imaginables.

En cualquier caso, lo fácil sería institucionalizarte en el cargo, como hoja perenne, abusando de los réditos ganados, cuando la energía ya no te permite disfrutar del camino.

Es una decisión controvertida, pero a priori acertada.

Sin más, Pep que t'acaronin els estels

Un abrazo,

2 comentarios:

Enric Ballo dijo...

Només diré una cosa. No has fracassat i amb la energia i les ganes que li poses dubto que ho facis mai ;)

Una abraçada fiera!

Ivan Peralta dijo...

Fracasa és el camí del creixement Ballo, o sigui que no és cap pena per mi.

Ens queden moltes pedres encara al camí.

;-)