lunes, 30 de julio de 2012

Las sirenas barbudas se afeitan

Bueno después de la primera experiencia de natación en aguas abiertas, llego la segunda prueba del año. Todavía no tengo decidido si la última (me temo que no)

Esta aventura la compartí con Álex Amores y Jore Moreno, el campeón de Álex, nuestro triatleta, se cascó el día antes 80km de bici en ruta y 8km corriendo ... 

Esta segunda prueba era menos ambiciosa que la primera, en primer lugar por la distancia, de los 3,8Km de la travessía de la lluna (Sant Feliu) al 1,5Km de la travessía de les illes medes, en el estartit. Por otra parte, no existía el handicap de ser de noche. Por contra, el hecho de ser sin neopreno, me generaba cierta inquietud ... por la falta de flotabilidad, y por tanto, cierta sensación de seguridad que aporta el neopreno.

Había leído vivencias de años anteriores, y sabía de la propia experiencia de Jore, que había nadado allí dos de los últimos tres años, pero la organización a mejorado este último año. El traslado a las illes en anteriores ediciones se realizaba únicamente con dos barcos, algo que obligaba a hacer varios viajes para trasladar a los 700 participantes. Para este año habían capacitado 4 barcos, pudiendo hacer el traslado en un solo viaje, y ahorrando la espera en el agua de los viajeros del primer viaje.

Las aguas son aún frías, y 20-25 minutos de espera, pueden hacerse muy largos.

Pero como os digo este año la salida no se hizo esperar, en realidad fue una espera de lo más agradable, las imágenes submarinas de las illes medes son maravillosas ... peces preciosos y un fondo claro ... realmente inolvidable.

Al igual que en la travessía, momento de excitación colectiva previa al silvado inicial, abrazo de ánimo entre nosotros y a la mar.

Tengo que reconocer que en esta ocasión las sensaciones fueron mucho más agradables, busqué un sitio alejado de las aglomeraciones, y busqué seguir el punto de referencia que habíamos identificado, una antena en el estartit.

Maldita antena jejeje la corriente una vez abandonas la protección de las islas es fuerte, pese a todo, no perdí ritmo y supe gestionar el oleaje cambiando de respiración a ambos lados, a respiración simple cuando lo iba necesitando. Pero, y es algo que nos pasó a muchos de los nadadores, nos desviamos mucho de las boyas, que eran rojas y no se visualizaban nada bien.

Si ya estoy algo ciego con gafas, sin gafas ... y con la dificultad de intentar ver entre las olas ... pues complicó todo aún más. Nos apartamos de la ruta, y nos pasamos las boyas, hasta nos pasamos el espigón por donde debíamos encarar el tramo final ... así que nada, nadamos hacia atrás para recuperar el sendero y ... llegamos a meta.

No me encontré fatigado, las sensaciones fueron positivas, me dediqué a intentar disfrutar de la travesía,  a estirar bien las brazadas, a practicar bien el arrastre y el deslizamiento ... y bueno, creo que lo conseguí por momentos.

Pero la natación en aguas abiertas exige más, y aún me queda mucho que mejorar, sobretodo en relación a la orientación, no solo por que hace muy poco efectivo mi esfuerzo, haciendo metros de más. Si no además por que la desorientación es uno de los principales generadores de ansiedad.

Os dejo un video de la gente de swimm-art sobre visualización  y sobre natación en aguas revueltas ... tendré que aplicarme el cuento.



Mucho queda por mejorar antes de la marnathon de cadaqués si finalmente me decidó a participar en ella. Esos 6,5Km se me pueden hacer eternos.

Al final llegué en el 461 con un tiempo de 41' 49", muy lejos de mi ritmo en piscina, pero como os digo, queda mucho por trabajar.

Un abrazo,

No hay comentarios: